Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
Resiste Covadonga

La confesión en Narnia. Una mirada a C.S.Lewis

26 Marzo 2019 , Escrito por EliasBautistaLeónDeSanMarcos Etiquetado en #Confesión, #Reconciliación, #catolicismo, #cristianismo, #moral cristiana, #literatura

 

 

Se hace curioso pensar que C.S Lewis, el escritor y teólogo miembro de los Inklings, amigo de juventud de Tolkien -a quien este devolvió al camino de la fe- fuera, finalmente y a pesar de todo, anglicano.

Y es que leyendo o hasta viendo (aunque està, por razones obvias, más "diluido" en las películas) el que cronológicamente es el segundo de sus libros sobre Narnia encontramos unas alusiones al sacramento de la Confesión tan conmovedoramente católicas, que solo podemos pensar que Tolkien triunfo aunque no fuera evidente.

 

-"Limpiar la espada"

"Peter, limpia tu espada"

La confesión siempre limpia incluso un arma, un instrumento de muerte.

El alma espiritual, inmortal, que se ha comparado en ocasiones como un lienzo o pañuelo que con el tiempo se va ensuciando y debe ser lavado o "blanqueado en la Sangre del Cordero" es también un arma, es nuestro arma, con el que a diario "peleamos la Buena Batalla". Por algo es una frase hecha decir que hacemos algo, luchamos o amamos ,"con todo el alma".

Como decía un poco más arriba, el texto del libro es aún más esclarecedor:

"Peter, todavía sin aliento, se volvió y vio a Aslan muy cerca de él.


—Has olvidado limpiar la espada —indicó éste.
Era cierto. El niño se sonrojó cuando contempló la reluciente hoja y vio que estaba toda manchada con el pelaje y la sangre del lobo. Se inclinó y la limpió con la hierba, y a continuación la secó con la chaqueta.


—Dámela y arrodíllate, Hijo de Adán —dijo Aslan; y cuando Peter lo hubo hecho le dio unos golpecitos con la hoja plana del arma y anunció—: Levanta, sir Peter, Pesadilla de los Lobos. Y, suceda lo que suceda, jamás olvides limpiar tu espada".

Aunque en occidente hace siglos que se perdió gran parte de la mística caballeresca, en Japón aún se considera la espada "el alma del guerrero", así que debemos pensar en una correspondencia "simbólica" entre la espada y el alma.

No se habla aquí de una única vez en que se pueda o tenga que limpiar la espada para siempre. "Suceda la que suceda, jamás olvides...".

Serán muchas las ocasiones en las que tendrás necesidad de limpiar tu espada a lo largo de tu vida, una y otra vez, tantas como haga falta...pero no olvides hacerlo.

 

-"Edmund y Aslan a solas"

 

La confesión es siempre privada y particular, no pública. Tus pecados deben quedar entre Dios y tu, sí, pero con la mediación del confesor.

Jesús perdonó los pecados ante el estupor de los rabinos fariseos judíos y era hombre, pero claro, tambien Dios. Jesús es el Mediador de la Gracia y la Salvación y es el Abogado ante Dios, pero si Él mismo le dió a sus apóstoles la potestad de "perdonar o retener" y las llaves del Reino de los Cielos, está claro que delegó en sus ministros estas funciones.  

No hay ningún impedimento en que un sacerdote consagrado y autorizado por la Iglesia pueda escuchar y perdonar los pecados en nombre de Dios.

 

 

-"No tenéis porqué hablar con él sobre algo ya pasado"

Los pecados son perdonados una única vez y quedas limpio si con sinceridad te arrepientes pero recordemos, hay que limpiar la espada cada vez.

Y esque Dios sabe que somos débiles, e incluso aunque haya (como es necesario) un firme propósito de enmienda y de no recaer, acabaremos volviendo a necesitar limpiar la espada; ya sea de las mismas manchas, ya de otras nuevas o diferentes.

Así es como se logra la Reconciliación con Dios y con los hombres.

No se trata de la "hipocresía" que algunos quieren ver en ello: "Peco, me arrepiento...y vuelvo a pecar" si no de una muestra de la infinita paciencia de Dios que siempre deja la puerta abierta al perdón.

En última instancia si hay hipocresía en el corazón del individuo y se confiesa de forma indigna, Dios que ve en el corazón de sus criaturas mejor que ellas mismas, le juzgará.

 

Edmund se confiesa, no de haber manchado la espada en un combate inevitable, si no de haber cometido una traición movido por malos sentimientos, sin embargo pide el perdón y lo obtiene.

Aún así la "bruja" reclama su derecho sobre la sangre del transgresor -pues él se fue voluntariamente tras la Bruja y sus promesas-utilizando la Ley de la "magia insondable" incluso ante aquél que estaba presente cuando se escribió.

La "bruja" que se cree reina de este mundo, solo porque le hicieron carcelero y verdugo...pero eso es otra historia.

 

 

Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post