Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
Resiste Covadonga

Los Apócrifos: Lo que hay que saber.

7 Junio 2020 , Escrito por EliasBautistaLeónDeSanMarcos Etiquetado en #Biblia, #Fe, #Iglesia, #catolicismo, #historia, #teologia, #Jesucristo

Los protestantes y aún más los "evangélicos" gustan en llamar apócrifos a los libros deuterocanónicos; siete libros y dos fragmentos del Antiguo Testamento que Lutero mutiló en su biblia, la cual heredaron estas sectas. Otros llevan los verdaderos apócrifos en la boca como una autoridad diferente o superior a La Biblia pero ¿Qué son realmente los Apócrifos?

 

En primer lugar hemos de saber que "apokriphos" es una palabra griega que significa "desechado" (literalmente 'oculto lejos') y son aquellos libros (rollos o textos) que no fueron aceptados por La Iglesia al crear el Canon de La Biblia.

La Biblia fue compilada en el s. IV por S. Jerónimo, a petición de S. Dámaso I, Papa (ibérico, por cierto) y aprobada y ratificada en diversos concilios.

Para ello se hizo una selección de textos, los cuales se estableció que estaban inspirados por Dios y se desecharon los demás. La lista está recogida en el llamado Decreto Gelasiano .

Papas, santos,Dámaso, Biblia, Arqueología, historia, evangelio
S. Dámaso I Papa hispano, impulsor de La Biblia y patrón de los arqueólogos.

 

Entonces se presenta un problema a los hijos de Lutero: Si aceptamos el término "apócrifo" tenemos que aceptar la autoridad de La Iglesia que estableció el término para los libros rechazados, se acepta su Autoridad, su decisión y su Canon; si no se acepta la autoridad de La Iglesia no es posible usar el término "apócrifo" que resultaría ser un "invento" de la Iglesia y a la vez, daríamos la razón a todos los que igualan el valor y la autoridad de todos esos textos, los verdadero apócrifos.

Si se acepta la clasificación de La Iglesia de apócrifos y canónicos se debiera, por fuerza, aceptar los libros Deuterocanónicos pues se mantuvieron desde mucho antes, avalados por la misma autoridad.

¿Qué son los Deuterocanónicos?

Los libros llamados deuterocanónicos son esos siete libros -más dos fragmentos- de los que hablábamos antes.  libros que han sufrido una doble persecución y son valiosos para la Iglesia de Cristo por varios motivos.

Estos fueron incluidos en la Biblia Septuaginta ( "de los Setenta") aproximadamente doscientos ochenta (280) años antes del nacimiento de Cristo. Esta versión fue la original aprobada por los rabinos hebreos que después usaríamos los cristianos. 

Aunque  en el s. XVI se llamó a los textos "polémicos" Deuterocanónicos, que viene a significar "del siguiente canon", paradojicamente este -que después sería llamado Canon Alejandrino- fue anterior a todos los demás.

Fue después de la destrucción de Jerusalén en el año 70 que un grupo de rabinos que escaparon formaron el llamado Canon Palestinense; fueron estos masoretas (escribas) que consideraron que los libros antedichos eran "demasiado cristianos" ya que eran usados y citados frecuentemente por la naciente Iglesia y los eliminaron de esta nueva selección.

Fue así como quisieron evidenciar una ruptura o escisión clara; mutilando Las Escrituras.

Por otro lado, en el seno del cristianismo, pronto nacieron multitud de grupúsculos que engañados por esos "lobos con piel de cordero" de los que nos avisó El Señor, comenzaron a querer interpretar de forma particular La Escrituras y al no poder justificar sus delirios con ellas, inventaron textos dándoles el aval del nombre de los apóstoles. 

Así se llegó a la situación en que era absolutamente necesario ponerse de acuerdo en qué libros eran aquellos fiables, inspirados e infalibles. El resultado de esto fue La Biblia.

Santos, Biblia, catolicismo, Iglesia
S. Jerónimo por Zurbarán (óleo sobre lienzo, 1627 - Museo de Bellas Artes de Sevilla)

 

A partir de ahí, y durante más de mil años, el cristianismo mantendría la pureza del canon hebreo original del Antiguo Testamento junto con el Nuevo Testamento hasta la llegada de un Falso Profeta que repitió el sacrilegio mutilando el libro que, ahora sí ya era La Biblia, amparándose en los primeros mutiladores como precedente. Aunque el Nuevo Testamento no se atrevió a mutliarlo sí que alteró la traducción para acomodarla a sus engaños y finalmente dejó su "biblia" con el sospechoso numero de 66 libros. Es famoso el ataque de locura furiosa que le llevó a arrancar materialmente de su propia biblia la Epístola Universal de Santiago al verse incapaz de trastornarla para avalar su falsedad de la "sola fide".

 

Lutero, protestantes, reformistas, herejes,
Esta fue la "inspiración" de Lutero, el Falso Profeta.

Junto con esto, el Falso Profeta comenzó a llamar "apócrifos" a los Libros que sin más criterio que su locura y sin más autoridad que su propio orgullo diabólico y su lujuria, se le oponían. 
Recordemos; el nombre que la Iglesia usó desde más de mil años atrás para los libros "apartados" lo tomó él para usarlo con libros que sí estaban aprobados por la Iglesia desde el principio e incluidos desde antes en la Tanaj Alejandrina.

 

¿Los libros no aceptados del Antiguo Testamento son "apócrifos"?

De hecho no pueden recibir ese nombre ya que es un nombre griego y su uso es posterior al Canon Alejandrino. 

Los libros no aceptados del antiguo Testamento reciben el nombre de Pseudoepigráficos Veterotestamentarios pero es más corto y más fácil llamarles "apócrifos" del Antiguo Testamento.

Sin embargo, como ya hemos visto, los Deuterocanónicos no pueden estar incluidos en este grupo pues fueron recogidos en el primitivo Canon Hebreo y aprobados por La Iglesia.

En el citado Decreto Gelasiano Se hace una lista de los Libros aceptos del AT pero, a diferencia de la que sí se hace del Nuevo, no incluye una lista de libros rechazados puesto que esta parte del Canon ya estaba clara. También es cierto que en aquella época muchos de estos textos estaban desaparecidos.


Entonces ¿Cuales son los verdaderos apócrifos?


Ya en la propia Biblia dicen las Epístolas de los apóstoles que habían surgido corrientes desviadas en diversos aspectos que manipulaban las palabras de Cristo; "lobos con piél de cordero" "falsos pastores y maestros", "obreros de la mentira", etc.

Sería casi imposible decir cuantos textos aparecieron, solo entre los siglos II y IV, entre las diferentes sectas, inventados por ellos mismos para justificar sus enseñanzas.

El mayor grupo, y a la vez el más heterodoxo, fue la corriente de los gnósticos, varios grupos bastante diferentes entre sí que pretendían haber obtenido enseñanzas "secretas" de Jesús. Interpretaciones "superiores" que solo su grupo de "elegidos" eran capaces de obtener.

De ahí salieron multitud de leyendas imaginarias que aprovechaban lagunas en los Evangelios (los llamados "años perdidos" de Jesús entre los doce y el comienzo de su ministerio público) y también enseñanzas verdaderamente disparatadas mezcladas con místicas judeo-paganas (cabala, platonismo, etc).

Así, los apócrifos se podrían dividir en dos grandes grupos :

-Apócrifos legendarios; que contienen historias y leyendas que tanto pudieron ser como no (infancia de La Virgen, Infancia del Salvador, Cartas de Pilatos...) y que, en algunos casos contienen alguna verdad de las que se han transmitido paralelamente (no tomadas de ellos) por la Tradición de La Iglesia, como los nombres de los padres de La Virgen. Estos son los menos malos ya que no suelen contener doctrinas contrarias a las Escrituras. 

-Apocrifos Gnósticos; que contienen enseñanzas metafísicas y supuestamente más profundas, elevadas y espirituales que las de los Evangelios que conocemos. A veces también son interpretaciones "mistéricas" sobre los mismos Evangelios que pretenden tener el conocimiento "supremo" o definitivo sobre ellas.

El problema es que como se conoce exactamente quienes inventaron esos textos (por ejemplo el heresiarca Valentino), poniéndolos en boca de apóstoles o santos de la Iglesia para darles credibilidad, no hace falta mucho tiempo para desestimarlos como falsos. Suelen tener multitud de contradicciones no solo con el Evangelio que nos dejó Jesucristo si no incluso entre ellos. También usan un lenguaje que parece muy "misterioso" por lo que a algunos se les hace más atractivo, pero en realidad son palabras conservadas en griego y que se encuentran vertidas al latín en la mayoría de biblias; por ejemplo "arcontes" no son si no los "poderes" o "principados" de los que habla S. Pablo.

La lista de estos libros, como dije más arriba, se encuentra al final del Decreto Gelasiano

¿Que un libro aparezca, o no, citado en La Biblia es motivo para rechazar o aceptar su autoridad?

Uno de los argumentos que utilizan los protesto-vangélicos para rechazar los deuterocanónicos suele ser que no aparecen citados en La Biblia. Una variante de esto es decir que Jesús, en Mateo 23, 35 cita las Escrituras "desde el asesinato del justo Abel hasta el de Zacarías" y que esto excluye los libros que hablan o se escriben después de la época de Zacarías.

Sin embargo, que un libro no cite a otro no es motivo para eliminarlo de un canon donde ha estado desde el principio, como así mismo, el hecho de que se cite un libro no hace que este deba ser incluido.

Como ya dijimos, La Biblia nunca se cita a sí misma como autoridad ni dice cuantos libros ni cuales pueden o deben componerla. Básicamente esto se debe a lo que dijimos al principio, que La Biblia, como un tomo único, es una compilación de textos (rollos o libros) y no existía como tal (un solo tomo llamado Biblia) cuando fueron escritos los libros que la componen. 

En una comparación simplista, sería como si en la primera emisión de televisión analógica se hubiera anunciado la TDT.

 

Tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo  se citan libros extracnónicos:

El libro de Jasher (Jaser o Yashar) o Libro del Justo es citado por su nombre al menos dos veces en el A.T.

- 2 Samuel  1, 17 y ss.

"He aquí que está escrito en el libro de Jaser.

!!Ha perecido la gloria de Israel sobre tus alturas!
!!Cómo han caído los valientes!
..." (continúa con una larga endecha llamada "Canto del Arco" extraída de dicho libro)

-Josué 10, 13 y ss.

"¿No está escrito esto en el libro de Jaser? Y el sol se paró en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse casi un día entero."

También es nombrado un "Libro de las Batallas de Yavéh" (Números 21, 14 ) pero es muy posible que se trate de una manera simbólica de decir "las batallas que se han luchado en nombre de Yavéh y de las que Él lleva la cuenta" de una manera parecida al Libro de la Vida. Aunque hay quién asegura haber encontrado textos que avalan la existencia real de este libro.

También se nombran diversos Anales de los Reyes de Judá, de Israel, de Salomón, etc.

 

En el Nuevo Testamento tenemos uno de los ejemplos más conocidos en la Epístola Universal de San Judas, donde, sin citar la fuente, el apóstol hace referencia a dos libros conocidos en su época, leídos en las sinagogas, pero excluidos años después:

-Ascensión de Moisés: "Pero cuando el arcángel Miguel luchaba con el diablo disputándole el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: ‘El Señor te reprenda’.” (Jud. 1, 9 ) *Esta cita no se encuentra en el texto que actualmente se conoce como Ascensión de Moisés. O bien se ha perdido, o bien es de otro texto que recibió el mismo nombre*

-Libro de Enoc: "“He aquí que viene el Señor con sus santas miríadas para ejercer un juicio contra todos y convencer a todos los impíos de todas las impiedades que cometieron y de todas las crudezas que contra El hablaron los pecadores impíos.” (Jud. 1,14-15)

Hay que recordar que el Libro de Enoc, junto con el de Los Jubileos y varios más, siguen siendo canónicos en el cristianismo ortodoxo etíope.

Pero esto no los convierte -por la fuerza de "estar mencionados"- en libros realmente canónicos.

 

Según las notas de la Biblia de Jerusalén, en Hechos 7 (el discurso de S. Esteban) se dan ciertos datos "de una tradición diferente" que no es la reflejada en la propia Biblia; por un lado en el v. 16 tenemos que "Los restos de Jacob fueron llevados a Siquem, y fueron enterrados en el sepulcro que Abraham había comprado por cierta cantidad de dinero a los hijos de Hamor, en Siquem."

Por otro, en el v. 29 - y a diferencia de lo que se puede leer en Ex. 2, 15 (Moisés huyó de Faraón) dice Esteban que Moisés huyó "por temor a los suyos". *Esto no significa ninguna contradicción entre los diferentes libros de La Biblia como pretenden ateos y otros similares cuando aducen, por ejemplo, las dos muertes de Judas. Es tan solo una muestra dedicada a los protesto-vangélicos de que no todo está en La Biblia de forma textual y que los propios autores y protagonistas no citaban los textos "a rajatabla". Es totalmente posible que Moisés huyera tanto del faraón como de sus propio pueblo el cual le consideró un "agitador" que había puesto en peligro su situación, ya precaria, en Egipto y temerosos de la venganza del faraón quisieran entregarlo, lapidarlo, expulsarlo...de hecho esta actitud se ha reflejado en algunas películas que de la vida de Moisés se han realizado.  Sin embargo, el peso que tiene esta muestra es que Esteban cita cosas que "no están en La Biblia"*

También San Pablo, toma los nombres de los magos del faraón, Janés y Jambres (2ª Tim. 3, 8) del Libro de Yasher ya que estos no aparecen el el pasaje correspondiente de Exodo.

Pero no leeremos en las Epístolas de S. Pablo citas directas y textuales de los cuatro Evangelios ya que en la Época de Pablo aún no se habían redactado.

Si podemos leer las mismas enseñanzas  es porque Pablo recibió el mismo Evangelio directamente de Jesús y por tanto las mismas cosas que había enseñado a Los Doce. Él mismo dice que cuando se encontró por fin con algunos de los Apóstoles no le dijeron nada diferente ni nuevo sobre el Evangelio que él había recibido. Y en cambio si que hubo diversas enseñanzas dadas como Tradición ( 'parádosis') "de palabra y por carta".

 

En cambio, hablando de las Cartas de San Pablo sí que encontramos que el término "Armadura de Dios" podría muy bien provenir del deuterocanónico Libro de la Sabiduría (Sabiduría de Salomón) 5, 17 :

"El Señor se vestirá de su ira, como de una armadura,
y se armará de la creación, para castigar a sus enemigos
".

Todas estas peculiaridades de los textos bíblicos y muchas más fueron atentamente examinadas por los santos padres desde el principio, en la época de S. Jerónimo y mucho tiempo después, durante cientos de años, en diversos concilios por muchos grandes teólogos para tener en cuenta qué libros eran canónicos y cuales apócrifos.

 

Concilios, Trento, Canon biblico,
El Concilio de Trento, donde se fijó definitivamente el Canon. (Pintura atribuida a Tiziano, El Louvre)

No se puede pretender que todo este trabajo erudito inspirado por el Espíritu Santo que asiste a su Iglesia tal y como lo dijo Jesús, sea refutado por cualquier loco ignorante que se crea "iluminado".

Lutero y sus seguidores dijeron pocas verdades en su vida pero sí que se vieron obligados a reconocer dos cosas: Que hicieran lo que hicieran "la Biblia se la debemos a los papistas" y, si no me equivoco fue Melantchon quién dijo que, si algún día se demostraba el error de su reforma, el único camino era regresar a la Iglesia Católica.

 

 

Enlaces:

LIBROS QUE MENCIONA LA BIBLIA Y QUE HOY NO ESTÁN EN LA MISMA (Conoce tu fe católica)

Los libros perdidos de La Biblia (Nuestra Voz)

EL LIBRO DE YASHAR - EL OTRO GENESIS (página evangélica "Unción de lo alto")

 

 

[25/04/2019 02:51]

Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post